Juana de América, 8M y la evolución

Juana de América, 8M y la evolución

Ella nació un 8 de marzo de 1892, en una época en la que el Día Internacional de la Mujer no era conmemorado. Nació como Juana Fernández Morales, pero a los veinte se casó con Lucas Ibarbourou y como era la costumbre, adopto su apellido.

Dueña de un talento inigualable, tenía el reconocimiento y respeto de los grandes poetas de la época, todos hombres claro. A pesar de eso, al tiempo que recibía galardones y era nominada a un premio Nobel de literatura, era víctima de violencia domestica a manos de su esposo y de su único hijo. Poco se sabe sobre esto, eso seguramente eran “cosas de matrimonio” y en “cosas de matrimonio nadie debe meterse”. La cultura del “no meterse”, infelizmente aun hoy la vemos, aun hoy la sufrimos como sociedad. Esta realidad, empujo a Juana al consumo de morfina cuando las letras ya no alcanzaron para esconder su dolor, provocándole una adicción.

La obra de Juana es feminista. Hoy tal vez esas palabras no suenan escandalosas, pero pensemos por un minuto que estamos en los inicios del siglo XX. Ella fue transgresora, su poesía hablaba sobre el amor libremente, sobre la piel y su cuerpo.  Cuando pienso en Juana, pienso en que a pesar de todo, su legado la trascendió y es nuestra responsabilidad no dejar que se pierda.

Un 8 de marzo de 1857, en plena revolución industrial, miles de trabajadoras textiles tomaron las calles de Nueva York para protestar y exigir mejoras en las condiciones deplorables en las que trabajaban, una reducción de horario, la abolición del trabajo infantil. Esta fue una de las primeras manifestaciones reivindicando los derechos de la mujer.

Uno de los hechos más impactantes y crueles de esta historia es tal vez, el de la fábrica Triangle Shirwaist Company. Esta fábrica, como muchas otras de la época, tenía por costumbre encerrar bajo llave a sus trabajadoras para asegurarse de que cumplieran con la estricta jornada laboral y por supuesto, evitar que participaran de una manifestación en las calles. Un  incendio se desataría dentro de la fábrica del que no pudieron escapar. Murieron quemadas 129 mujeres y más de 20 niños y hombres. Pero este hecho no ocurre un 8 sino un 25 de marzo.

Uno de los hechos más impactantes y crueles de esta historia es tal vez, el de la fábrica Triangle Shirwaist Company. Esta fábrica, como muchas otras de la época, tenía por costumbre encerrar bajo llave a sus trabajadoras para asegurarse de que cumplieran con la estricta jornada laboral y por supuesto, evitar que participaran de una manifestación en las calles. Un incendio se desataría dentro de la fábrica del que no pudieron escapar. Murieron quemadas 129 mujeres y más de 20 niños y hombres. Pero este hecho no ocurre un 8 sino un 25 de marzo.

En 1975, las Naciones Unidas institucionalizó este día como el Día Internacional de la Mujer con el fin de visibilizar la brecha de género existente, concientizar a los gobiernos para que adopten medidas de equidad y valorizar a la mujer y su importancia en la sociedad.

Ha pasado más de un siglo y la lucha por nuestros derechos continúa. Siguen existiendo mujeres sin acceso a la educacion, que no pueden elegir ser madres o no, que viven violencia sicológica y físicamente. Aún muchos no entienden que nuestra lucha es por vivir con todas los derechos garantizados, hagamos o no uso de ellos.

Hoy los invito a reflexionar. Preguntate qué podés hacer desde tu lugar, desde tu rol, para que las relaciones con las mujeres que te rodean sean más horizontales, para que los espacios sean seguros y garanticen que cada persona independientemente de su género, pueda ser libre de elegir como vivir su vida.